Redes sociales en menores

Hace unos días, mis alumnos de tutoría recibían una charla por parte de la Guardia Civil, y la persona encargada de darla comentaba que habían detectado que gran cantidad de niños menores de 14 años estaban registrados en redes sociales. De hecho, pidió que levantaran la mano aquellos alumnos menores de 14 años que tenían perfiles activos, y la sorpresa fue que habían por lo menos diez chicos/as que lo tenían, y seguramente, entre el resto de alumnos que tenían más de 14 años, la mayoría se dieron de alta antes de cumplir esa edad.

Las redes sociales piden que se ponga la edad correcta en la fase de registro, pero esto es incontrolable.

¿Quién puede regular esto? Los padres son los primeros que pueden supervisar y vigilar que sus hijos no se hagan redes sociales. Y es tan sencillo como bloquear los ordenadores para que no puedan acceder a esas páginas. Es sencillo, sí, pero se necesita formación para hacerlo bien.

Y con respecto a los móviles, tampoco hay problema. Pese a que considero que es un error dar a un niño menor de 14 años un móvil con conexión a internet, en caso de darlo, el padre puede revisar el móvil siempre que quiera (lo dejó bien claro el guardia civil), y por lo tanto, saber que aplicaciones tiene instaladas.  Y no valen chantajes ni excusas de violaciones de intimidad, los responsables últimos del aparato son los padres.

En definitiva, creo que es un problema de formación digital y de voluntad, y desde casa se podría evitar en la mayoría de los casos.

Otra cosa es aquella opinión de que mi hijo no sea menos y le compro el mejor móvil, y dejar que se haga redes sociales porque están de moda.

El colmo es cuando ves a padres que hacen perfiles a sus hijos nada más nacer.

Back to top